El carbonato de calcio aumenta el volumen de la resina, le aporta propiedades mecánicas. Consigue reducir la exotermia de la resina y rentabilizar el coste de la pieza final.